Casa De Jesucristo

EL BAUTISMO.

¿QUÉ SIGNIFICA LA PALABRA BAUTISMO?

La palabra bautismo significa sumergir. Se puede sumergir en un líquido, en un gas, o en un sólido, también puede significar sumergirse en algo que no sea tangible, como los pensamientos, las ideas etc.

En la ley de Moisés la palabra bautismo fue reemplazada por las palabras siguientes: lavatorios, limpiezas, purificación, y ablución.

De acuerdo a la Biblia, en el pueblo de Israel Habían diferentes clases de  bautismos, o abluciones.

Un ejemplo esta en:

Números 19.19 (RVR60)   “19Y el limpio rociará sobre el inmundo al tercero y al séptimo día; y cuando lo haya purificado al día séptimo, él lavará luego sus vestidos, y a sí mismo se lavará con agua, y será limpio a la noche”

En Hebreos se nos da una pequeña explicación.

Hebreos 9.9–10 (RVR60)   “9Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto, 10ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.”

 

CLASES DE BAUTISMO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Bautismo en el tiempo de Moisés.

1 corintios 10:1 “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; 2y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar”

El bautismo no significa mojarse, sino sumergirse.

 En la nube no se mojaron:

Éxodo 13:21 “Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche. 22Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego.”

En el mar no se mojaron.

Éxodo: 14:22 “Entonces los hijos de Israel entraron por en medio del mar, en seco, teniendo las aguas como muro a su derecha y a su izquierda.”

JUAN EL BAUTISTA.

La primera persona en usar la palabra bautismo, fue Juan el Bautista.

EL BAUTISMO DE JUAN.

MATEO 3:4-7 “Y Juan estaba vestido de pelo de camello, y tenía un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y su comida era langostas y miel silvestre. 5Y salía a él Jerusalén, y toda Judea, y toda la provincia de alrededor del Jordán, 6y eran bautizados por él en el Jordán, confesando sus pecados.  7Al ver él que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: ¡Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera?”

Juan era un hombre escogido por Dios para anunciar la venida del Mesías, y Juan tomo el agua como símbolo de purificación y de limpieza de los pecados, llevando al pueblo al arrepentimiento, hasta que llegara el Mesías, que cambiaría la historia.

MATEO 3:11  “Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego”

 

Juan estaba hablando de Jesús de Nazaret .

¿Cómo iba a ser el bautismo de Jesús, en Espíritu Santo y Fuego?

 

EN ESPÍRITU SANTO:

El apóstol Juan nos dice que el Padre enviaría el espíritu Santo para que viviera en nosotros.

 

JUAN 14:15-17  “Si me amáis, guardad mis mandamientos. 16Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.”

 

El Apóstol Pablo nos aclara este punto así:

Romanos 8.9 (RVR60)   “9Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él”

También nos dice, que ya hemos sido lavados, y purificados.

1 Corintios 6.11 (RVR60)   “11Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios”

EN FUEGO: El fuego ha sido símbolo de purificación, el fuego que habla de Cristo, es la Palabra de Dios, que penetra y como una espada, y divide lo bueno y lo malo de nosotros, y quita lo inmundo de nosotros.

1 CORINTIOS 3:11  “11Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. 12Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, 13la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. 14Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. 15Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.”

 

BAUTISMO DE JESUS

MATEO 3:13 “Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. 14Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? 15Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó”

PREGUNTA:  ¿Por qué se bautizó Jesucristo, si era sin pecado, y de que tenía que arrepentirse?

Jesucristo se Bautizó para cumplir toda justicia, para cumplir la ley, que había sido impuesta. Y así poder establecer el Nuevo Pacto.

HEBREOS 8:13 “Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.”

EL BAUTISMO EN SU MUERTE

Pero el bautismo en agua era para cumplir la ley, porque venía otro bautismo, que se iba a hacer el día de su muerte.

MATEO 20:20  “0Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose ante él y pidiéndole algo. 21El le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. 22Entonces Jesús respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: Podemos. 23El les dijo: A la verdad, de mi vaso beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados; pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre.”

 

Miremos otro versículo:

LUCAS 12:49  “9Fuego vine a echar en la tierra; ¿y qué quiero, si ya se ha encendido? 50De un bautismo tengo que ser bautizado; y ¡cómo me angustio hasta que se cumpla!”

 

Todos fuimos bautizados en Cristo.

1 CORINTIOS 12:12 “Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. 13Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu”

CUANDO FUIMOS BAUTIZADOS?

ROMANOS 6:3 “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.”

ESTAMOS BAUTIZADOS Y MUERTOS EN UN MISMO CUERPO.

COLOSENSES 3:1 “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 3Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios”

Todos nosotros los hijos de Dios somos miembros del cuerpo de Cristo, y cuando Cristo fue bautizado en su muerte, todos sus miembros fuimos bautizados con El.

1 Corintios 12.27 (RVR60)    “27Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular.”

PREGUNTA: ¿Si fuimos bautizados en su muerte, porque en Hechos de los Apóstoles, Pedro siguió bautizando?

Cristo no había revelado su Evangelio a ninguno de los Apóstoles, hasta que escogió a Saulo de Tarso, para que nos enseñara, y aun el Apóstol Pablo tuvo que Reprender al apóstol Pedro, de sus enseñanzas equivocadas.

PEDRO CONTINUO CON LA ENSEÑANZA DE LA LEY.

Gálatas 2.11–14 (RVR60)  “11Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar. 12Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. 13Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. 14Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar?”

¿PORQUE PABLO TAMBIÉN BAUTIZO A ALGUNOS?

 

Las primeras enseñanzas que recibió el Apóstol Pablo fueron, las que recibió de parte de Ananías, que era discípulo de Pedro.

Hechos de los Apóstoles 9.10–19 (RVR60)   “10Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor. 11Y el Señor le dijo: Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora, 12y ha visto en visión a un varón llamado Ananías, que entra y le pone las manos encima para que recobre la vista. 13Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén; 14y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre. 15El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; 16porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre. 17Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. 18Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado. 19Y habiendo tomado alimento, recobró fuerzas. Y estuvo Saulo por algunos días con los discípulos que estaban en Damasco”

Cristo no le revelo la Gracia al Apóstol Pablo, en un minuto, sino que fue poco a poco.

Hechos de los Apóstoles 26.15–18 (RVR60)   “15Yo entonces dije: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues. 16Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti, 17librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío, 18para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados”

 

A medida que el Apóstol Pablo recibió las enseñanzas de Cristo, el comenzó a escribir la Gracia.

EL APÓSTOL PABLO DESPUÉS DICE ESTO DEL BAUTISMO.

 1 Corintios 1.17 (RVR60)   “17Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo”

 Hebreos 6.1–2 (RVR60)   “1Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios, 2de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno.”

 Efesios 4.1–7 (RVR60)   “1Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, 2con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 4un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5un Señor, una fe, un bautismo, 6un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. 7Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo”

EL APÓSTOL CONTINUA EXPLICANDO ESTO:

Gálatas 2.19–21 (RVR60)   “19Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios. 20Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. 21No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo”